1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

Una llamada al perdón y a la fidelidad

SaizMenesesJosepAngelEl domingo 13 de octubre se celebrará en Tarragona la beatificación de 522 hermanos nuestros en la fe que dieron su vida por amor a Jesucristo, en diversos lugares de España, durante la persecución religiosa de los años treinta del siglo XX.

Fueron muchos miles lo que por entonces ofrecieron ese testimonio supremo de fidelidad. La Iglesia reconoce ahora solemnemente a este nuevo grupo, en el que se incluyen los integrados en 33 causas de beatificación. El grupo más numeroso corresponde precisamente a la archidiócesis de Tarragona, un grupo de 146 mártires, de los que 66 eran sacerdotes y había también dos seminaristas. En el grupo están los veinte monjes benedictinos del monasterio de Montserrat, junto con Hermanos de la Salle, Claretianos, veinte religiosos Hijos de la Sagrada Familia, miembros de otras órdenes y congregaciones y laicos, hombres y mueres. En el grupo están diversos mártires relacionados con la diócesis, entre ellos el Dr. Josep Guardiet Pujol, párroco de la parroquia de San Pedro de Rubí, muerto en la carretera de l'Arrabassada. Está también el P. Jaume Puig Mirosa, de los Hijos de la Sagrada Familia, bautizado en la parroquia del Santo Espíritu de Terrassa y muerto en Blanes donde era rector del colegio. Está finalmente el P. Àngel Rodamilans i Canals que primero fue sacerdote diocesano en Sabadell y en Terrassa y luego monje de Montserrat, muerto en su ciudad natal de Sabadell.

Como reza el lema de la celebración, ellos fueron "firmes y valientes testigos de la fe". Escribió Tertuliano, en los primeros tiempos de la Iglesia, que "la sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos". Estos mártires nos estimulan con su ejemplo y nos ayudan con su intercesión. Así lo decimos los obispos de la Conferencia Episcopal Española en el mensaje publicado durante nuestra asamblea plenaria del pasado mes de abril.

Los obispos invitamos a todos los católicos a participar con su presencia en Tarragona y, en todo caso, a unirse espiritualmente a este acontecimiento de gracia. La ciudad de Tarragona, de un gran pasado en la historia civil y especialmente en la historia religiosa de nuestra tierra, acoge esta beatificación. Es oportuno recordar que los primeros mártires cristianos hispanos fueron el obispo Fructuoso y sus dos diáconos Augurio y Eulogio, que el año 259 dieron su vida, quemados en la hoguera en el anfiteatro de Tarragona, un lugar de gran significación cristiana todavía hoy en la ciudad tarraconense.

En el Año de la Fe, estos mártires son para todos nosotros una llamada a la fidelidad. La fe es un don y una gracia de Dios, pero comporta también una disposición y una respuesta por parte de la persona. En tiempos nada fáciles para la vivencia de la fe, estos hermanos y hermanas nos invitan a tener confianza y esperanza en el presente y en el futuro de la fe cristiana entre nosotros, especialmente en Cataluña, tan secularizada en muchos aspectos.

Y son también una llamada al perdón. Murieron por odio a la fe; dieron su vida por Cristo, por ser cristianos y por ser religiosos, religiosas, sacerdotes u obispos, pues entre los beatificados hay tres obispos. Salvio Huix, de Lleida; Manuel Basalto, de Jaén, y Manuel Borràs, que fue obispo auxiliar de la sede tarraconense. Estos mártires murieron perdonando. Y nos llaman a perdonar y a ser, aquí y ahora, artífices de reconciliación y convivencia en medio de todos nuestros conciudadanos en la verdad, el amor, la justicia y la libertad.

 

Mons. Josep Àngel Saiz Meneses
Obispo de Terrassa

Busquedas

Etiquetas

Mensaje CI Asamblea Plenaria de la CEE

Logotipo logotipo oficial para la beatificación

logo

Himno himno oficial para la beatificación

himno

Cartel cartel oficial para la beatificación

cartel